Hasta la población de Almedíjar situada en el Alto Palancia nos desplazamos para representar, nada más y nada menos que en la Plaza de la Iglesia, (al aire libre como mandan los cánones veraniegos y ante un público de «velada estival con silla de plástico» en un pueblo de poco más de 200 habitantes que multiplica su población en estas fechas), el programa en castellano compuesto por «Novios por internet», «Farsa y Justicia del Corregidor» y «Confusión General en la clínica dental». El equipo de actores habitual se hizo cargo de la representación (ayudados en la logística por Pepe en luces y sonido, José Luis en montaje y Verónica en maquillaje) y asistimos al debut de Gema, como «doctora» en la tercera de las obras, la cual defendió con soltura y aplomo su papel y ya es una cresolera más. También repitió Turkus, su intervención como perro de paseante en la primera obra, y esta vez hasta lo hizo mejor pues estuvo «motivado» a base de jamón -llevado al efecto- por nuestro (y su) director Vicent Collado.

Cerca de 10º menos de temperatura en un verano tórrido se agradecieron ¡y mucho! El público, heterogéneo, estuvo muy respetuoso y atento desde el primer momento y a destacar en impecable comportamiento de las niñas y niños que ocupaban la primera fila pues estuvieron atentos, en silencio y hasta participativos cuando la obra lo demandaba.

A nivel interpretativo la anécdota del Corregidor, en la segunda obra, que no contento con las «injusticias» perfectamente defendidas en el libreto de la obra intentó (en una confusión) cebarse todavía más con el pobre peregrino interpretado por Ximo pues, como respuesta a sus quejas todavía quiso infligirle un castigo mayor y en lugar de castigar al «maldito posadero» por haberlo roto 4 costillas, proponía a este último que volviera a maltratar al pobre Ximo…. ¡Divertida confusión de la que Vicent -el Corregidor- salió de manera ágil y simpática. ¡¡Ay la justicia de este país, cómo está!!

Menos simpática (nada en realidad) fue la otra anécdota y es que, tras el tremendo batacazo de Vicent en la última actuación, se repitió la maldición esta vez con el pobre Fernando (el sastre en la segunda obra) quien, intentando evitar ser visto entre bambalinas, dio con su esqueleto en el suelo de forma aparatosa: otro tremendo batacazo (gafas rotas, arañazos  en el rostro) del cual salió como un auténtico profesional pues apenas unos segundos se retardó su entrada en escena y NADA se notó en su interpretación. ¡Bravo Fernando, show must go on!

Una noche más y una noche especial en la que hasta las campanas de la iglesia tuvieron su protagonismo y que supimos reconducir dentro del guión.

Almedíjar, una marca más en nuestro particular mapa de poblaciones fruto de un periplo de años. Y van….

VISCA EL CRESOL.

1807 alm (2)1807 alm (1)1807 alm (3)1807 alm (13)1807 alm (19)1807 alm (22)1807 alm (27)1807 alm (34)1807 alm (40)1807 alm (45)1807 alm (46)1807 alm (57)1807 alm (58)

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia. Si continuas navegando, consideramos que acepta su uso. Puedes obtener más información aquí aquí.


ACEPTAR
Aviso de cookies
X