…y es que por segunda vez visitábamos Borriol este verano. El mismo lugar, mayor número de espectadores (llenaba la bocacalle llegando incluso a la vía contigua), TV local en directo y un programa doble en valenciano compuesto por las obras «La consulta del doctor Melquiades» y «Colombaire de Profit»…hacían prometer el éxito que finalmente tuvo lugar. Y un hito importante de crecimiento del grupo: había casi el mismo número de artistas debutantes (4) que de veteranos (5) y ello no fue óbice para el resultado exitoso aún contando con los «hándicaps» del directo. ¡Felicidades a Mar, Nuria, Fulgen y Luis por vuestro sobresaliente estreno y bienvenida sea la savia nueva!

Antes de comenzar la representación ya asistimos a todo un «espectáculo» pues el montaje del escenario fue para el recuerdo. Si bien el frontal era sencillo ¡la parte trasera la hubiera firmado el propio Calatrava!. El capo construtore José Luis (bajo los efectos de las musas del serrín) construyó un auténtico apartamento de 3 habitaciones, dos pasillos laterales y una entrada principal ¡¡para quedarse a vivir!! Armado de sus queridas escuadras de todos los modelos y tamaños, tornillos, gatos, clavos, grapas, travesaños, roscachapas y hasta imperdibles…improvisó un laberinto en el que estuvimos a punto de numerarnos para no perdernos. ¡Qué artista!

Ya puestos en harina (y con el obligado mensaje hacia el malogrado Rafa Lloret precursor de la escena castellonense muy aplaudido su recuerdo) empezamos con la «Consulta…» en la que se demostró que la Seguridad Social es una fuente inagotable de anécdotas (que superan por desgracia la ficción). Luis, Mar y Fulgen como debutantes y Vicent y Juanan hicieron las delicias del público (con sus papeles extremados y de un histrionismo sobresaliente) y de ellos mismos, ¡tanto es así que para no bajarse del escenario improvisaron e improvisaron hasta el punto de encontrar complejo el momento de dejar de hacerlo. ¡Prueba superada aunque jugaron con fuego!

Y posteriormente interpretamos «Colombaire…» con el estreno de una sexy Nuria, armada de tacones en un escenario más que irregular del que salió con sonrisa y buena nota, junto a Vicent, Mar, Daniel, Ana, Juanan y Julio. La trama de enredo el colombaire con un pretendiente de la hija y un comprador de sus palomas al que se añade la confusión por la fuga de un bandido, metió al auditorio en situación y provocó carcajadas ante los personajes variopintos y extremados.

Siempre encantados de actuar en esta localidad de público amable y entendido acabamos a buena hora para continuar la convivencia ante una buena cena. Y, en la bajada, se produjo (mejor, se «reprodujo»)  la anécdota de la rotonda como ya ocurriera la semana pasada. En esta ocasión fue el ‘doctor Melquiades’ el que, emulando a Juanan, tomó protagonismo, pero en esta ocasión no equivocándose de salida, sino haciendo una «rotonda canaria»: salió en la dirección adecuada pero no en la rotonda que tocaba sino en una «anterior», una menos. ¡Y en esta ocasión no había población que visitar sino kilómetros de autovía! Qué mala es la envidia, Luis.

La cena nos sirvió de relax y diálogo distendido y enriquecedor en otra jornada para el recuerdo.

VISCA EL CRESOL!

Consulta Melquiades (4)Consulta Melquiades (5)Consulta Melquiades (6)Consulta Melquiades (7)Consulta Melquiades (8)Consulta Melquiades (9)Colombaire (2)Colombaire (3)Colombaire (4)Colombaire (5)Colombaire (7)Colombaire (8)Colombaire (9)Colombaire (10)

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia. Si continuas navegando, consideramos que acepta su uso. Puedes obtener más información aquí aquí.


ACEPTAR
Aviso de cookies
X