A una hora de camino nos desplazamos para representar el mismo programa que presentamos en Castellnovo. En esta ocasión la hora (media tarde) y el lugar de actuación (un primer piso de unas dependencias municipales habilitadas al efecto) diferían de las condiciones del primero pero, no obstante, el resultado fue el mismo: conexión con el público asistente y sensación de haber subido un escalón interpretativo, al menos en lo que respecta a la confianza sobre las tablas, en nuestro amateurismo.

La circunstancia de ser un primer piso (complicación en cuanto a subir paneles grandes por escaleras) se vio compensada con un escenario adecuado en el que montamos las estructuras justas y adecuadas. Puntuales comenzamos la representación que contó con un público entendido y agradecido y en suficiente número para resultar enriquecedora la experiencia. Comenzamos interpretando «Lío en la Clínica Dental» con el único cambio de Daniel por Juanan respecto al plantel artístico de Castellnovo. El lío fue rápidamente captado por el auditorio quien, con algunas estruendosas risotadas animaba más si cabe nuestra representación. La segunda, la ya repetida y trabajada «Farsa y Justicia del Corregidor» permitió un buen inicio de persecución y una adecuada utilización de las músicas a cargo de Roberto. También aquí hubo un cambio en el plantel siendo Álex quien tomara el puesto de Fernando como sastre ultrajado por el posadero Juan Blas (en la ficción).

Poco más de una hora de espectáculo que acabó con el sincero reconocimiento del público que felicitó efusivamente a la salida del salón de actos.

Pendientes ya de la próxima actuación (Vallat) nos despedimos tras una más que cumplida merienda-cena-picoteo que nos emplazó hasta unas horas….

VISCA EL CRESOL!

 

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia. Si continuas navegando, consideramos que acepta su uso. Puedes obtener más información aquí aquí.


ACEPTAR
Aviso de cookies
X